i Los dos rebeldes veinteañeros de la clase tienen que quedarse con su profesor para recibir su castigo por su mal comportamiento. Pero al final es el profesor el que recibe su merecido. Le convierten en un gatito sumiso con el que divertirse mientras consiguen que el profesor un madurito muy cachondo se quede desnudo y con su polla tiesa para ellos dos solitos.
Imagen Chupar y que se corran en tu boca. No se puede pedir más.05 min

Chupar y que se corran en tu boca. No se puede pedir más.